HISTORIA

 


El Colegio Maranatha es una institución que tiene la tarea de formar vidas a través de la educación cristiana. Fue fundado en 1991 por el Apóstol Alfredo Ferrara. Se inició con Pre-escolar y Primaria. Este ministerio ha crecido, incorporando la Secundaria , Preparatoria y Universidad.

El Colegio Maranatha es una extensión del Castillo del Rey área Brisas. Está ubicado en Alcaldías No. 399 Col. Los Rosales en Monterrey, N.L.
Se le ha puesto este nombre para distinguirlo entre los demás como un colegio en el cual se instruye académicamente con principios bíblicos y se ayuda a formar el carácter, teniendo como modelo a Cristo.
Tiene intercambio estudiantil con escuelas cristianas de México y los Estados Unidos. Anualmente los alumnos de 9º y 11º hacen un viaje misionero al final del año escolar, entre otras muchas cosas más.

Inicios e Historia
Este colegio inicia en una casa rentada abriendo sus puertas desde guardería hasta 6º grado de primaria. A los dos años, se construyó el edifico que hoy ocupa. Sin embargo el Señor se ha manifestado con poder en este lugar y actualmente el sector se ha transformado en una importante zona comercial y residencial.

En el primer año el colegio inició con 148 alumnos y 12 maestros, además de personal como apoyo a la obra, incorporando posteriormente la secundaria y la preparatoria (incorporada a la UANL) y a partir del 2004 se inicia el Colegio Maranatha de Estudios Superiores ofreciendo la Licenciatura en Psicopedagogía con Acentuación en Educación Especial. Actualmente el colegio atiende a 559 alumnos, desde el nivel de maternal a la Licenciatura, 55 maestros además del personal administrativo y de Coordinaciones Académicas.

El logotipo del colegio es una corona con 7 picos representando la perfección del Señor y en donde también se graduaban los primeros 7 alumnos de 6º grado llamados “Los Pioneros” ya que cada generación lleva un nombre que los distingue de los demás.

El Colegio Maranatha se ha ganado presencia y prestigio ante la sociedad neoleonesa por su desempeño, su nivel académico y su servicio para honra y gloria de nuestro Señor Jesucristo. Aun falta mucho por hacer y mientras haya familias y maestros que desean buscar y servir a Dios siempre habrá un lugar para ellos en el Colegio Maranatha.